Si no sabemos cual elegir aqui tenemos una comparativa con sus pros y contras, tambien he leido en webs y foros que mejor tener un gps dedicado que un todo en uno, ya que estos pierden señal dentro de ciudades y sobretodo si hay muchos giros seguidos, los gps dedicados tambien pierden señal pero se recuperan mas rapido.

NAVIGON MOBILE NAVIGATOR 1.3.0

– Puntuación: 8,25/10


Precio Iberia: 69,99 € – Precio Europa: 99,99 €

Sin duda, es el mejor. Así lo decían las reviews, y así es. Es cierto que echo en falta algunas opciones incluso demasiado básicas que sí tienen otros navegadores; de hecho, son opciones tan elementales y sencillas de implementar, que quiero creer que estarán presentes en futuras versiones. Y es que en líneas generales es el más equilibrado y las actualizaciones lo han colocado a la cabeza, muy por delante del resto. Las actualizaciones que vienen, por lo visto, seguirán colocándolo como el mejor.

PROS:

 – Navegación fluida: recupera la señal rápido, no se «duerme» demasiado en los semáforos, las animaciones son lo suficientemente suaves.

Tex-to-Speech: es fantástico. Eso de que la voz te «cante» de viva voz los nombres de las calles, autopistas, sentidos de autopista, etc. es una ayuda extraordinaria, sobre todo en carretera, pues te permite no tener que mirar la pantalla tan a menudo. Es cierto que la pronunciación es mejorable, pero es una estupenda característica.

Asistente de carriles: es una ayuda muy buena igualmente. Sin embargo, echo en falta la personalización del momento de aparición y desaparición de las imágenes fijas con los carriles: éstas aparecen y desaparecen cuando está programado, aunque se pueden quitar tocando la pantalla.

Búsqueda de destinos: es la única aplicación de las que he probado que cruza las búsquedas por categorías. Es decir, aunque se esté buscando una dirección en una ciudad, incluirá en la búsqueda determinados POIS, lo que nos ahorrará mucho tiempo de manejo del programa.

Perfecta integración con la función iPod: en la esquina inferior izquierda hay un icono para pasar de modo navegación al modo iPod, y las instrucciones y la música se solapan suavemente, sin cortes.

– Como un extra, por sólo 20 € de pago único, tenemos la información del tráfico en tiempo real («Traffic Live») de por vida. Es cierto que el funcionamiento es mejorable: no habilita el listado de la ruta en modo texto, no se puede evitar un tramo concreto de la ruta sino que se nos ofrecen alternativas completas, etc. Pero, aun así, ahora mismo es el único que ofrece esta avanzada característica.

CONTRAS:

Punto de vista lejano: el resto de los navegadores permiten elegir el nivel de zoom con el que se muestran los mapas al navegar. Navigon no lo permite y además, en mi opinión, el punto de vista en las ciudades es muy lejano, lo que provoca que cueste más ver la cartografía con detalle, que requiera más esfuerzo. Por ejemplo, en las rotondas no se llega a distinguir el trazado real, puesto que la circunferencia que debería ser la rotonda se convierte en un círculo.

Ausencia de rutas en modo texto: algo incomprensible es que no haya forma de ver un listado de instrucciones de la ruta que se ha calculado. Se puede ver el trazado en un mapa, pero es mucho más incómodo. Esto nos lleva al siguiente «contra».

Ausencia de recálculo de rutas: dado que no hay forma de ver en modo texto la ruta que ha calculado Navigator, no hay tampoco modo de decirle que evite parte de esa ruta o que la recalcule completamente.

Ausencia de navegación a coordenadas.

Interface mejorable.

Precio: es uno de los más caros.

– Me dejó tirado en una ocasión en que tuve que reiniciar el iPhone para que cogiera señal. Lo añado como curiosidad (espero que así sea), sobre todo porque tengo el software legalmente comprado.


NDRIVE 1.0 – Puntuación: 6,5/10

Precio Iberia: 29,99 € (en promoción) – Por el momento no hay versión Europa

La verdad es que me ha sorprendido muy gratamente. Es un software relativamente barato, sin muchas florituras y que, sin embargo, realiza su función de manera bastante solvente.

PROS:

Animaciones de navegación muy fluidas: venden que es la más suave (hablan de 10 imágenes por segundo) y la verdad es que no admite competencia en ese sentido. Además, permite zoom configurable sobre la pantalla de navegación.

– Gestión rápida de la señal GPS: en la propia pantalla de navegación tenemos un indicador de cobertura de GPS como el de los teléfonos móviles. Cuando ésta se pierde del todo, el software trata de adivinar nuestros movimientos con mucha fluidez y, cuando se recupera, lo hace de manera fuida.

Interface principal de manejo muy claro: las opciones principales están diseñadas con grandes iconos, con menús que se arrastran con el dedo en horizontal, muy «iPhone».

– Enorme base de POIS, perfectamente categorizados: por ejemplo, los restaurantes están divididos en Cocina Italiana, Fast Food, etc.

– Inclusión de edificios en 3D: son sólo los más representativos, pero pueden ayudar a la ubicación.

– Información del tráfico en tiempo real gratuito: a mí no me ha funcionado ni siquiera con el 3G activado (hace un intento, pero da «error HTTP»), pero si realmente funciona será estupendo. De hecho, en la propia pantalla de navegación aparece un icono tipo «semáforo» que indica del estado del tráfico, y desde el que accedemos a las opciones de recálculo de rutas.

Precio: con la promoción actual, es el más barato.

CONTRAS:

Interface secundario de manejo poco intuitivo: es una pena, pero en cuanto superamos el primer nivel del interface, pantallas como la de configuración o todas aquellas con teclado virtual parecen diseñadas por un sádico, incluídas las listas que deberían fluir con el movimiento del dedo y se «oxidan» inmediatamente.

Tamaño de pantalla de navegación: si se activan todas las opciones de visualización, la pantalla de navegación se ve reducida a un rectángulo demasiado pequeño.

Ausencia de herramientas avanzadas (asistencia de carriles, text-to-speech).

TOMTOM 1.1 – Puntuación: 4/10
Precio España: 69,99 € – Precio Europa Occidental: 99,99 €

Las reviews dicen que es el peor. Y lo es. Supongo que con las actualizaciones irá mejorando pero, ahora mismo, más allá de cómo funcione con el carísimo soporte que se vende desde hace unos días, es un software poco recomendable.

PROS:

Visión de navegación: yo he usado siempre un Tomtom, y reconozco que me encanta su pantalla de navegación: el zoom configurable, la combinación de colores, las indicaciones de las rotondas… Es todo muy, muy claro y fácil de leer.

Interface de manejo: iconos grandes, diseño limpio… En general, el software se maneja muy «a lo iPhone», con listas que se deslizan con el dedo con suma fluidez.

IQ routes: aunque Tomtom carece de información de tráfico en tiempo real, para calcular las rutas toma en cuenta los datos que tiene almacenados en un histórico sobre la situación del tráfico a distintas horas del día.

– Pregunta sobre los peajes en el momento de generar la ruta: después del cáculo de una ruta, y en caso del que ésta los incluya, el software nos preguntará si queremos incluir o no los peajes en la ruta.

CONTRAS:

Señal GPS: es, sin duda, el peor en este fundamental aspecto. Pierde la señal mucho más a menudo que sus competidores y, sobre todo, gestiona muy mal y muy tarde la recuperación de la misma.

Teclado: en modo apaisado, el teclado (el mismo del iPhone) prácticamente se come la pantalla.

Ausencia de navegación a coordenadas.

Nula combinación con el modo iPod: si está sonando música en el iPhone al usar el software, las instrucciones vocales cortarán la música de modo abrupto, e igual de abruptamente volverá a sonar la música, produciendo constantes e incómodos cortes. ACTUALIZACIÓN: por lo visto, la versión 1.2 sí ofrece control de iPod. Asímismo, anuncian Text-to-speech.

Precio: en sí mismo, ya es un producto caro; sumado a los enormes defectos que muestra, la relación calidad/precio es terrible.

COPILOT LIVE 8.0.0.417 – Puntuación: 6,5/10
Precio Iberia: 33,99 € – Precio Europa: 79,99 €

Probablemente, es el más complejo de todos los navegadores analizados aquí. De hecho, tiene tantas opciones que llega a abrumar en algún momento. Admito que me encantaría que el Copilot me maravillase (está bien de precio, tiene opciones realmente avanzadas…) pero no me termina de convencer del todo, en parte por su gestión de la cobertura GPS. Y es una lástima, porque promete mucho.

PROS:

Personalización absoluta: la variedad de opciones es abismal. Desde decidir la configuración de la pantalla de navegación hasta elegir entre varias combinaciones de colores distintas para día y noche, crear perfiles de conducción con preajustes sobre la forma de establecer las rutas, programar paradas en la ruta cada cierto tiempo, establecer el coste del viaje a partir del precio del combustible, llegar a una hora concreta…

Indicación en pantalla del nivel de cobertura GPS, el nivel de batería, tipo de ruta, etc.

– Configuración de los tipos de itinerario: permite decidir sobre determinados aspectos de la ruta (autopistas, peajes…) justo antes de que ésta se calcule, lo que permite más versatilidad y rapidez.

Alertas de POIS: por ejemplo, se pueden configurar avisos al estar cerca de una gasolinera, algo muy útil en un viaje.

Asistente de carriles: es aún mejor que el de Mobile Navigator, pues en Copilot se puede configurar que el asistente aparezca y desaparezca un número concreto de metros antes del cambio de carril.

Recálculo de rutas: es realmente fantástica. Indica incluso el tiempo y la distancia de más que se van sumando a la ruta original según se van evitando los puntos de esta ruta inicial.

Servicios Live: el programa integra distintos servicios via web, algunos gratuitos (indicación de clima en distintos puntos de la ruta, envío de información entre otros usuarios registrados y en linea, actualización de radares, POIS, etc. desde el mismo iPhone) y otros de pago (como el tráfico en tiempo real, que se ofrecerá como un servicio «Premium» del que, a día de hoy, no hay mucha más información).

– En próximas actualizaciones, además del tráfico en tiempo real, también incorporará el Text-to-speech (servicio «Premium», luego de pago).

Precio: si la gestión de la señal GPS fuera algo mejor, la relación calidad/precio de la versión España sería imbatible.

– Como curiosidad, graba los últimos recorridos (como en un video) para poder revisarlos después.

ACTUALIZACIÓN: acaba de salir la versión 8.0.0.469 que, por lo visto, permite controlar la función iPod desde el propio software. Es un punto a favor (el único que lo hace ahora mismo es Navigon).

CONTRAS:

Señal GPS: la sensación es que el software se «duerme» demasiadas veces. Pierde la señal con frecuencia y le cuesta horrores volver a arrancar, por lo que estaremos en tierra de nadie más a menudo que con otros programas, conduciendo sin que el navegador se entere de dónde estamos.

Personalización absoluta: para mí, es tanto una virtud como un defecto. Y es que, aunque navegar sin más es muy sencillo, la línea de aprendizaje para aprovechar al máximo el software no es en absoluto intuitiva.

Interface: esa compleja línea de aprendizaje viene motivada, en parte, por un interface poco funcional y muchas veces complejo, lleno de indexaciones y opciones.

– No permite navegar directamente a los últimos destinos (aunque tiene «un «historial» de destinos en la navegación a «Dirección»)


SYGIC 7.7 – Puntuación: 5,5/10

No existe versión Iberia – Precio Europa: 69,99 €

Tenía mis reservas antes de probarlo, y aunque el programa cumple en lo más básico, la mala gestión de la señal GPS y el cacao que puede formar en la pantalla al usar el asistente de carriles lo hacen un software poco recomendable.

PROS:

Pantalla de navegación: realmente completa, limpia y bastante configurable, da información tan curiosa como la velocidad media desde que comenzamos la ruta y tan útil visualmente como una barra de progreso que se va completando según recorremos la ruta. Se echa en falta la indicación visual de la «próxima-tras-la-próxima» instrucción, y un mayor tamaño de los iconos con las flechas de los carriles.

Indicaciones vocales: aunque las locuciones de la voz que yo he probado (Spanish – Patricia) son manifiestamente mejorables (parece que lo dice todo con una tristeza insondable), la verdad es que las instrucciones son las más escuetas y directas de la comparativa, sin pausas innecesarias ni florituras tipo «por favor» o «justo delante» lo cual, después de un rato, conduciendo, se agradece.

Text-to-speech: aunque no tiene nada que ver con el de Navigon y se reduce a determinados detalles en carretera (por ejemplo, «M-30» o «Salida 57»), es de agradecer.

Gestión de itinerarios: aunque yo no suelo establecer rutas con puntos intermedios, lo cierto es que las opciones que proporciona el sofware para crear y gestionar intinerarios son excelentes.

– Pregunta sobre los peajes en el momento de generar la ruta: después del cáculo de una ruta, y en el caso de que ésta los incluya, el software nos preguntará si queremos evitar o no los peajes en la ruta. Igualmente, una vez generada la ruta, aparecen reflejadas las «características especiales» incluidas en ella (peajes, autopistas, ferrys, vías sin asfaltar…), para que podamos evitarlas y recalcular la ruta inmediatamente.

Implementación del iPod: si bien no cuenta con controles específicos para el modo iPod, las instrucciones de voz y la música se escuchan simultáneamente a un volumen razonable de manera que ambas son distinguibles y, la mezcla, perfectamente audible (aunque, claro, supongo que todo depende de la música que estemos escuchando…).

CONTRAS:

Gestión de la señal GPS: aunque no es la peor de la comparativa, en demasiadas ocasiones el software pierde su ubicación y, lo que es peor, deja patente que la ha perdido y que no sabe recuperarla.

Asistente de carriles: ya sé que suele ser un «pro», pero en este caso es claramente un contra. Y es que, en lugar de habilitar una pantalla estática propia como tan bien hacen Navigator o Copilot, lo que hace Sygic es superponer los carteles con los desvíos a la pantalla de navegación pero de la peor manera posible: sin que estén en el mismo orden en que aparecen en la carretera, con un tamaño de fuente mínimo, usando un determinado (e inconstante) grado de opacidad, y apareciendo tachados los carteles que no proceden. Y, aunque la idea no es mala, en la práctica ésto supone un grave problema, porque en esos momentos -y más cuantos más carteles haya- la pantalla aparece desbordada con información confusa, difícil de leer y que se articula en capas que se estorban entre sí. Tratar de desentrañar todos los datos que aparecen en pantalla lleva tanto tiempo que, en mi opinión, es realmente peligroso.

Interface: aunque los iconos son grandes y perfectamente accesibles, es una lástima que no hayan implementado los gestos del iPhone, y que para desplazarnos en todas las pantallas se usen pequeñas flechas, a veces minúsculas. Por otro lado, el acceso a determinadas opciones de la configuración es secuencial, lo que obliga en muchas ocasiones a revisar ajustes innecesarios para llegar al que interesa cambiar.

Recálculo de rutas: aunque existe la opción, el software no permite evitar un tramo determinado de la ruta, con lo que el recálculo se hace según criterios que, supongo, sólo conocen los programadores de Sygic.

Ausencia de servicios on-line.

Precio: que no exista una versión de la Península nos obliga a comprar el paquete de Europa que, aunque es más económico que en otros softwares, puede significar un desembolso innecesario.


IGO MY WAY 2009 1.0 – Puntuación: 7,25/10

No existe versión Iberia – Precio Europa Occidental: 69,99 € – Precio Europa: 89,99 €

iGo My Way es un estupendo navegador: uno de los mejores en gestionar la señal GPS, con un diseño tremendamente eficaz… Es una pena que sea el más parco en opciones, y que carezca -aún- de algunas cosas básicas (radares, itinerarios, recálculo) porque está destinado a ser un navegador extraordinario, si no el mejor.

PROS:

– Gestión de la señal GPS: de los mejores de la comparativa en ese sentido.

Interface: sin duda alguna, el mejor de la comparativa. El diseño es atractivo y da la sensación de producto bien acabado, moderno, fiable. El dibujo, y la variación del tamaño de los mapas -por ejemplo, al elegir un destino sobre el mapa- es increiblemente rápido. El sistema de menús y submenús por colores es extraordinariamente intuitivo, y se maneja con fluidez y de forma sencilla. Las listas se desplazan con suavidad, y el sistema de acotación de resultados según se escribe -por ejemplo, al escribir el nombre de una calle- es impecable.

Pantalla de navegación: aunque quizá la zona de navegación quede algo pequeña, de nuevo el diseño es excelente, claro, con una elección de colores -sobre todo en modo día- perfectos, una muy buena visualización de la ruta y unas indicaciones precisas y nítidas (quizá un pelín reiterativas).

Asistente de carriles: perfecto. Básicamente, es el mismo sistema que usa Sygic -superponer los carteles de la carretera en la propia pantalla de navegación- pero bien hecho.

Búsqueda de POIS por nombre: podemos buscar un POI (lo que iGo llama «Lugar) por su nombre, sin definir la categoría ni subcategoría. Es el único que lo permite (junto con Navigon, que incluso cruza esa información con la búsqueda por direcciones), y es algo mucho más ágil y útil de lo que podría parecer.

Tipo de ruta: de un vistazo, podemos comparar el trazado, tiempos y longitud de los distintos tipos de ruta (rápida/corta/económica/fácil).

Modo «boost»: el software cuenta con un sistema de amplificación sustancial del volumen, lo que puede ser una ayuda si no podemos escuchar el iPhone por el sistema del sonido del coche.

Vista 3D de determinados elementos y paisajes.

CONTRAS:

Teclado: que no implemente un teclado QWERTY es algo incomprensible (afortunadamente, lo anuncian para la siguiente versión)

Ausencia de itinerarios (de nuevo, parece que estará disponible en la siguiente versión)

Ausencia de rutas en modo texto: igualmente ilógico es que no haya forma de ver un listado de instrucciones de la ruta que se ha calculado. Se puede ver el trazado en un mapa, pero es mucho más incómodo. Esto nos lleva al siguiente «contra».

Ausencia de recálculo de rutas: dado que no hay forma de ver en modo texto la ruta que ha calculado iGo, no hay tampoco modo de decirle que evite parte de esa ruta o que la recalcule completamente.

Ausencia de navegación a contactos de la agenda: si no me equivoco, es el único de la comparativa que no lo permite (aunque estará disponible en el siguiente update).

Ausencia de navegación a coordenadas.

Ausencia de avisos de radares.

Ausencia de de servicios on line (aunque para «próximas versiones» -sin especificar más- anuncian Text-to-speech e información del tráfico).

– Es prácticamente el único que no permite llamar a los POIS (aunque lo implementarán en el próximo update).

Precio: que no exista una versión de la Península nos obliga a comprar mínimo el paquete de Europa Occidental, que, además, tampoco tiene un precio atractivo (cuesta lo mismo que otros softwares en su versión de Europa completa).

CONCLUSIONES

Como ya adelanté al principio, a día de hoy -y supongo que, en gran parte, por las limitaciones del chip GPS del propio iPhone- no hay ningún navegador para el iPhone 100% eficiente. En este momento comienzan a ver la luz aplicaciones para poder sincronizar el iPhone -e incluso el iPod touch- con un receptor GPS externo via bluetooth, lo cual puede solucionar el problema de la débil e inestable señal en todos los softwares de navegación. Si ésto llega a ocurrir y este tipo de aplicaciones se convierten en una realidad probada y accesible (vía App Store, vía «otros caminos»), será momento de obviar los problemas de recepción de señal y evaluar los softwares por el resto de características, como ocurre con los hardwares de navegación dedicados.

Pero, en este momento, estas soluciones son tremendamente inestables (yo mismo he probado y reprobado roqybluetooth con un resultado de fracaso absoluto), por lo que sólo podemos evaluar los softwares existentes en combinación con el hardware del iPhone.

Desde ese punto de vista, ahora mismo creo que sólo hay dos softwares que den la suficiente confianza: por un lado iGo My way que, si bien dada su relación características/precio no es el más rentable, ofrece una calidad incontestable y promete ir incorporando características esenciales. Por otro lado, a día de hoy ninguno se puede comparar con el software de Navigon Mobile Navigator, especialmente estos días, cuando existe una muy buena oferta en su versión Europa.

Para suplir las pequeñas carencias que aún muestran ambos -y si realmente se necesita suplirlas- sería buena idea tener un segundo software de navegación más barato, al que poder recurrir en casos puntuales; mi apuesta en ese sentido es NDrive, que ofrece las pocas cosas que no ofrecen aún Mobile Navigator ni iGo My way a un precio asequible, y se comporta con bastante eficiencia.

Es cierto que, si sumamos ambas opciones, el precio de nuestra opción de navegación rondará los 100 €, e incluso los superará si optamos por actualizar el Mobile Navigator con el servicio de información del tráfico cuando esté disponible. Cifra ésta que, insisto, no nos asegura una cobertura absoluta ni nos servirá para evitar los recurrentes momentos sin cobertura GPS en ciudad.

Dicho ésto, ¿merece la pena gastarse ese dinero, teniendo en cuenta que existen navegadores dedicados más baratos que no perderán la señal (casi) nunca? Pues depende: personalmente, mi opción es tener cuantos menos cacharros, mejor. Estoy cansado de llevar tropecientos cargadores de corriente, cargadores de coche, cables de sincronización, adaptadores, etc. y de estar pendiente de cargas de baterías, actualización de dispositivos, sincronizaciones, etc.

Por todo ello, yo sí estoy dispuesto a sacrificar algo de eficiencia a cambio de comodidad, teniendo en cuenta, además, que, con el software de navegación en el iPhone, llevamos siempre un navegador bastante potente en el bolsillo, lo que implica que podremos usarlo siempre que queramos, en cualquier circunstancia, en cualquier vehículo. Además, los servicios añadidos de llevar el navegador en el propio teléfono (actualizaciones constantes y sencillas, llamadas directas desde el iPhone a los POIS, navegación a los contactos de la agenda, uso de la señal GSM para obtener información del tráfico en tiempo real) y, sobre todo, las tremendas posibilidades que se abren y que espero que se vayan implementando (integración con Google Maps y Google Street View, acceso a bases de datos de incidencias en las vías, integración de vistas de las cámaras de tráfico, descarga de mapas universales «on the fly») abren unas posibilidades tremendas.

Antes de acabar, me gustaría hacer dos consideraciones: primero, la tremenda decepción de la incursión de Tomtom en el universo iPhone. Aunque sé que existen opiniones diametralmente opuestas, a mí me parece poco más que una muy bonita beta. De hecho, he leído aquí mismo, en Macuarium, comentarios de usuarios que lo compraron sin leer ni una sola review, convencidos de que sería un extraordinario software, y cómo se sintieron tan defraudados que pidieron el reembolso de su dinero. Con sinceridad, yo también lo habría comprado con los ojos cerrados dada su fama y mi positiva experiencia con su versión para PocketPC durante años. Lo único positivo respecto al TomTom para iPhone es que, en sucesivas versiones, sólo puede ir a mejor.

Segundo, y aun a riesgo de sembrar más dudas en aquel que todavía no sepa qué software de navegación comprar, Google acaba de entrar también en el mercado de los navegadores GPS para revolucionar el mercado y hacerlo… ¡gratis!

http://www.google.com/mobile/navigation/index.html#p=default

Las posibilidades son realmente asombrosas, como para quedarse boquiabierto. Las únicas dudas son: cuándo estará en la calle y funcionando fuera de EEUU; cuánto costará y cómo funcionará a corto plazo con tanta dependencia de la conexión a internet; y, sobre todo… si Apple permitirá que lo veamos en nuestros iPhones.