Los supuestos problemas con la cobertura del iPhone 4 han llegado a los tribunales. Dos bufetes de abogados estadounidenses han presentado una demanda conjunta contra Apple y la empresa telefónica AT&T por fallos en el nuevo teléfono.

El problema, según Apple, está en la banda metálica del teléfono. Muchos usuarios han visto como sus llamadas se colgaban o el terminal perdía cobertura al tocar dicha superficie.

Según los abogados hay potencialmente millones de afectados, pues Apple vendió en los primeros tres días desde el lanzamiento más de 1,7 millones de teléfonos.

Según el documento filtrado, Apple recomienda a sus empleados decir que el funcionamiento inalámbrico del iPhone 4 es mucho mejor que el del iPhone 3GS y que a la hora de sostener un teléfono en algunos lugares determinados, es muy normal que la cobertura se pierda. Además, deberán recomendar a los usuarios evitar tocar la parte inferior izquierda de la banda de metal.

Apple rechazó ya las acusaciones alegando que ese tipo de dificultades forman parte «de la normalidad en cualquier teléfono móvil», aunque todo apunta a un verdadero fallo en el diseño del nuevo smartphone.